Blog

Que Dorna quisiera ya entrar en la competición de motos eléctricas es absolutamente comprensible y razonable. Al fin y al cabo, parece que es el futuro.

Un futuro más lejano del que nos quieren hacer creer, pero futuro al fin y al cabo.

Lo que en cambio sí es algo más criticable es la forma en que Dorna ha decidido gestionar esta nueva categoría.

De momento, parece que el socio italiano Enérgica no está del todo preparado para el  reto que debe afrontar Dorna, incendios aparte.

Las 2 carreras de Moto E celebradas hasta el momento han estado muy lejos de lo que se espera de una Copa del mundo: las 2 carreras han durado 5 vueltas cada una, es decir, 8 minutos y medio la primera (en seco) y menos de 8 minutos la segunda (mojado).

En ambos casos duraciones de carrera de apenas 20 km. Y en ambos casos también con velocidades medias por debajo de los 150 km/h.

Ni siquiera han llegado a las 8 vueltas previstas de inicio, cuando se presentó el campeonato. Es verdad que la primera carrera se paró a las 5 vueltas por el accidente de Lorenzo Salvadori, que necesitó extintores (por lo que se ve, los extintores deben estar siempre cerca de estas motos). En la carrera de Austria de este fin de semana, se acortó de las 6 vueltas iniciales a 5 porque el piso estaba mojado. Es decir; ni siquiera partieron de las 8 teóricas. Directamente partieron de 6, y de ahí a 5… que bien les vino la lluvia no?

A la vista de estos datos, uno podría pensar que “esto es lo que hay”, y que las cosas mejorarán. Pero la realidad es que Enérgica no parece estar a la altura en el rendimiento que una Copa del mundo merece.

De momento, las motos E son incapaces de afrontar carreras que como mínimo, duren 8 o 10 vueltas; es decir… unos 15 minutos.

 Mike di Meglio con la Moto E, ganador en Austria.

Carreras al sprint

Eufemísticamente, Dorna ya expresó que las carreras de Moto E tenían que ser al sprint… posiblemente porque ya se olía que estas motos no aguantaban más de lo que dura un sprint.

Dorna tenía que haber pensado primero en alguna marca que supiera hacer motos de carreras y que les garantizaran una autonomía y un rendimiento que superara un mínimo. La Enérgica llegó con casi 300 kg de peso, y la única manera para rebajar los 40 o 50 kg peso que les sobraba era reduciendo del peso de las baterías, lo que les ha llevado a una escasa autonomía.

Pero que las actuales Moto E sean tan poco competitivas en rendimiento no es problema de que no haya tecnología, probablemente es sólo un problema de inexperiencia.

Sólo por comparar.

En la Isla de Man se corre el TT Zero desde el año 2010. La categoría de eléctricas tiene cada vez más auge, y allí además las pilotan tipos duros y rápidos como Michael Rutter, John Mc Guiness, Guy Martin o Bruce Anstley. Tipos a que los que no les tiembla el pulso a la hora de retorcer el puño de gas.

  Michel Rutter, sobre la Mugen TT Zero, que sí aguanta una carrera de 19 minutos a 196 km/h de media.

Las motos que ganan desde hace ya unos años en el TT Zero, las MUGEN, son auténticas motos de carreras, que son capaces de recorrer los 62 km que dura la carrera de 1 vuelta al circuito (no los penosos, tristes y actuales 20 km de las Moto E), a una velocidad media de casi 200 km/h y aguantando los 19 minutos que dura la carrera. Gas a fondo.

Motos que al igual que la Moto E de Dorna, dan 165 cv y pesan 250 kg, pero que además son capaces de mantener el ritmo y la velocidad de una carrera “normal”.

Así pues, comparar estos rendimientos de la categoría eléctrica de una competición con mucha historia, pero que no tiene el prestigio de Dorna, como el TT de la isla de Man  con los actuales de Enérgica, es casi ridículo.

Enérgica era la mejor opción? O sólo la más económica? O la única que aceptó el reto de fabricar y mantener 20 motos para Dorna?

Los hechos evidencian una regular gestión de Dorna en este tema. Podrían haber primero desarrollado la Moto E en algún campeonato nacional (el español, por ejemplo ya que están controlados por ellos) o haberlo puesto en el mundial de SBK, donde la repercusión del ridículo hubiera sido sin duda menor. O podrían haberse unido a un socio con mayor experiencia y que fuera capaz de sacar motos de carreras con mejores rendimientos.

Antes de Enérgica, Dorna valoró también la Lightning Motorcycle y la Sarolea (Loris Capirossi probó la americana en Laguna Seca y la belga en Motorland). Mugen también podría haber sido alternativa, sino como suministrador, sí como socio tecnológico o algo parecido.

En todo caso, el mismo Ezpeleta ya confesaba lo que necesitaba: “… queremos hacer una categoría en todos los sentidos: el primero, que las motos sean eléctricas y que tengan una cierta posibilidad de hacer una serie de vueltas, ya que con los simulacros que habíamos hecho no llegábamos a dar muchas…”

Pues parece que de momento, estamos aún en los simulacros al que se refería hace ya 2 años y las cosas no están donde planeaba Dorna porque 5 o 6 vueltas no parecen muchas.

Veremos las próximas carreras, a ver si de verdad las Moto E se acercan a los rendimientos de MUGEN o por lo menos llegan a poder terminar carreras de 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario